Picudo rojo y paysandisia en Mallorca: dos plagas que atacan nuestras palmeras

Picudo rojo y paysandisia en Mallorca: dos plagas que atacan nuestras palmeras
marzo 28, 2018 rex4media
Picudo rojo y paysandisia en Mallorca: dos plagas que atacan nuestras palmeras

Las palmeras de las islas baleares han conocido este siglo dos grandes enemigos, el picudo rojo y la paysandisia. Se trata de dos especies invasoras, una de Asia y otra de Sudamérica, que han entrado en Mallorca a causa de la globalización, desestabilizando el equilibrio de la flora autóctona y atacando con impunidad ante la falta de depredadores naturales.

 

Picudo rojo en Mallorca, uno enemigo al que mantener controlado

Cuando hablamos de picudo rojo no nos limitamos a su efecto sobre el medio ambiente. La plaga de este escarabajo también ha afectado negativamente al paisaje mallorquín tanto en el campo como en la ciudad. Por ejemplo, en Palma, el ayuntamiento tuvo que reponer varios ejemplares de palmeras en el Paseo Sagrera, que se encuentra frente al puerto y delante la Lonja. También muchos jardines particulares se han visto afectados por la plaga.

El picudo rojo ha afectado unas 12.000 palmeras desde el 2006, año en que se detectó por primera vez. Aunque este insecto ha llegado a abarcar toda la isla, la plaga se encuentra controlada. Hoy en día existen tratamientos preventivos que son de gran ayuda para el control de plagas del picudo rojo en Mallorca y en Trima Baleares podemos ayudarte a combatir la plaga.

Picudo rojo y paysandisia en Mallorca: dos plagas que atacan nuestras palmeras

 

Las palmeras canarias han sido hasta la fecha la víctima preferida del picudo rojo. Sin embargo, los últimos años se ha detectado un cambio hacia las palmeras datileras y las palmeras washingtonia, que tampoco están a salvo. Tras más de una década de lucha contra esta especie invasora, hoy en día los tratamientos contra el picudo rojo están muy avanzados y la tala de la palmera ya no es siempre el final inevitable. La instalación de trampas, pulverizaciones o inyecciones en el tronco son algunas de las medidas que han servido para proteger nuestras palmeras.

 

Paysandisia, una amenaza constante

La principal amenaza para las palmeras mallorquinas es ahora mismo la paysandisia. Se trata de una oruga de mariposa de origen sudamericano que se introdujo en nuestra isla el año 2002 a través de plantas ornamentales de los jardines de Formentor. A diferencia del picudo rojo, la paysandisia muestra su predilección por atacar a los palmitos o “garballons”, un tipo de palmera pequeña, del tamaño de un arbusto, propia de nuestras islas. Se trata de uno de los dos tipos de palmeras endémicas europeas, por lo que la paysandisia supone una amenaza a la biodiversidad de nuestro medio ambiente. Este insecto, al igual que ocurre con el picudo rojo, no tiene depredador natural en estas islas.

Se calcula que la paysandisia ha afectado a más de un tercio de los palmitos de los jardines públicos de Palma. Aunque su avance sea más lento, este insecto es muy difícil de combatir ya que no se conoce una forma específica para poder controlarlo. Desde el gobierno se calcula que, si no se encuentra una cura para esta plaga, la paysandisia podría terminar con la población de garballons en aproximadamente 25 años. Sin embargo, es recomendable aplicar un tratamiento fitosanitario cuando la planta empiece a notar síntomas como agujeros en las hojas o en el tronco. Contacta con Trima Baleares, nuestra empresa de control de plagas en Mallorca para que podamos evaluar la situación y decidir el procedimiento correspondiente.